lunes, 13 de diciembre de 2010

“CIUDAD ADAPTADA” ¿LA VEREMOS NOSOTR@S?


Hace unos días leía, no se si en facebook, alguna revista o diario, una anécdota que se producía a la llegada de un grupo de viajeros a una ciudad alemana. A su llegada a dicha ciudad, comprobaron que había muchas personas discapacitadas por todos los sitios, por las calles, bares, centros comerciales, restaurantes, tiendas de ropa, etc., etc. entonces uno de los viajeros le pregunto al guía si donde habían hecho parada era una ciudad de, o para, discapacitad@s, a lo que el guía contesto “no, lo que sucede es que en esta ciudad pueden salir” A mí se me cayo una lagrimilla.

Simultáneamente se producía otra noticia de parecido contexto: Ávila, una ciudad española famosa por sus murallas medievales, ha ganado el primer galardón europeo a la mejora de la accesibilidad en favor de las personas con discapacidad. La Comisión Europea ha concedido a Ávila el premio de 2011 a la ciudad accesible. Con este galardón anual se recompensa la labor realizada para mejorar la accesibilidad en el entorno urbano y fomentar la participación de las personas con discapacidad en condiciones de igualdad.

Sólo hace falta echar un vistazo a nuestras ciudades y zonas medianamente adaptadas para comprobar que hay, justo ahí, personas con sillas de ruedas únicamente porque que es el lugar al que pueden ir. No han aparecido de forma espontánea, estaban a la espera de tener la oportunidad deponer salir y de la misma forma podréis ver también que no son pocas y que serían mas e irían a mas sitios, si tendrían oportunidad

Me pregunto cómo en pleno siglo XXI, con la tecnología que existe, las Leyes que nos amparan, todavía hay un 20 % de personas con movilidad reducida que no pueden salir de casa y los que salimos no tenemos la certeza de cumplir con nuestro cometido: llegar a tu puesto de trabajo, comprar o hacer los recados diarios, ir de vacaciones, disponer de sitios de ocio o cosas tan simples como tomar un café o pasear con tu hij@, sin tener que desistir porque alguna persona no ha hecho los deberes (y encima cobra por ello)