martes, 1 de marzo de 2016

Vitoria, un circuito de obstáculos

El PSE pide elaborar un inventario de los elementos "abandonados o mal ubicados"

Caminar por algunos puntos de la ciudad se ha convertido en una auténtica prueba de obstáculos. Muchas veces, los vitorianos tienen que hacer eslalon para esquivar mobiliario urbano que en numerosas ocasiones son elementos sin ningún tipo de utilidad que no fueron retirado cuando perdieron esa capacidad.


Sin duda alguna, el más exagerado en tamaño es el "biciberg" situado entre el frontón Beti Jai y el estadio de Mendizorroza. El aparcabicis subterráneo lleva "fuera de servicio" desde hace un lustro sin que exista ningún proyecto para recuperarlo. Este vestigio de un ambicioso proyecto fallido sólo sirve de punto de encuentro para quienes salen del campo de fútbol y como lienzo para algunos incívicos. «Estamos convirtiendo nuestras calles en un gran almacén, en un cementerio de elementos inútiles, caducos o molestos que en ocasiones tienen un impacto visual notable», sostiene el portavoz municipal del PSE, Peio López de Munain.


Otro ejemplo de este tipo son las jaulas que se instalaron para el alquiler de bicicletas que siguen en numerosos puntos de la capital alavesa, pese a que la iniciativa echó el freno el lejano 1 de marzo de 2012. El veterano concejal socialista explica que muchos ni siquiera cuentan con anclajes y en la mayoría de las ocasiones hay justo al lado otro "rack" para ciclistas. «No estamos responsabilizando a ningún Gobierno municipal, sino alertando de una situación de la que todos tenemos nuestra parte de culpa. Hemos puesto demasiadas barreras físicas a los vitorianos», destaca López de Munain, que solicitará hoy en la comisión de Urbanismo y Espacio Público que se elabore un inventario de todos los elementos «inútiles, abandonados o mal ubicados» para que se proceda a su progresiva retirada de las calles de la capital alavesa.


Muchos otros son árboles y farolas que están colocados en medio de la acera que se convierten un escollos insalvables para personas con mobilidad reducida. En la confluencia entre la plaza de las Vascongadas (Aranbizkarra), un árbol bloquea la entrada al paso de cebra y en la calle Valladolid hay una farola en medio de la acera que es complicada de justificar por parte del técnico que decidió su ubicación.


«En ocasiones suponen una auténtica barrera para las personas que están obligadas a usar silla de ruedas, pero en otras incluso dificultan el tránsito normal de peatones cuando hay aglomeraciones. Se tienen que retirar en la medida de lo posible o adecuar las zonas para garantizar que todo el mundo pueda pasar», subraya Peio López de Munain.


40 pivotes



Pero los pivotes metálicos y las pastillas de cemento son los obstáculos más repetidos en el callejero de la capital alavesa. Barrios como Ariznabarra o Lakua-Arriaga están plagados de este tipo de escollos. Hace más de un año, el Consistorio retiró una veintena de bolardos en el barrio más septentrional de Vitoria después de que los sanitarios tuviesen que empujar durante 150 metros la camilla de un hombre que se había roto el fémur en una cancha deportiva de la calle Alfonso XI porque la ambulancia no pudo llegar al lugar.


Aun así, sigue habiendo cerca de 40 pivotes de este tipo en Lakua-Arriaga. La mayoría se colocaron hace tres décadas, con José Ángel Cuerda como regidor, cuando el barrio estaba en plena expansión y para evitar que las camionetas invadiesen aceras y plazas. «La gente ya está concienciada. Si alguien mete el coche, que se le multe pero tenemos que retirar elemento peligrosos», concluye el portavoz del PSE en Vitoria.

 http://www.elcorreo.com/alava/araba/201602/28/vitoria-circuito-obstaculos-20160224163723.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario