domingo, 6 de noviembre de 2016

Carros de compras, bolsas gigantes, maletas . . . y siempre lo que molesta es una silla de ruedas ¿Nuestros impuestos no cuentas o que?

Viernes noche. Llueve. Una pareja espera junto a mi el bus. Cada uno en su silla de ruedas. Llueve. Llega el 119. Mi autobús. El de ellos. Subo. Sube el chico por la rampa. Ella se queda. Llueve. Por ley, explica el conductor, solo puede subir uno. La segunda silla no cabe. Seguridad. Llueve. El chico llama por teléfono a su chica. Aún se pueden ver a través de la puerta. "Te espero en casa. No te mojes". Llueve.


Juanki- Juan Carlos Muñoz

No hay comentarios:

Publicar un comentario