viernes, 12 de mayo de 2017

Y ahora vamos a contar mentiras ...


- ¿Por qué hasta el año 63 en España no se vacuna contra la polio?

Porque no había dinero. 



¡¡¡¡MENTIRA!!!! Aunque la situación en España a finales de los 50 y principio de los 60 era precaria, de ningún modo puede acogerse la falta de medios económicos como excusa para la ausencia de vacunación. Cabe recordar, en primer lugar, que el inventor de la vacuna Salk, Jonas Salk, renunció en 1955 a sus derechos de patente con el fin de facilitar la difusión mundial de su descubrimiento. La patente, por lo tanto, era gratuita.

Cuestión distinta era el precio de fabricación de cada dosis (la vacunación completa requería tres dosis), que ascendía a una cantidad que con el curso de los años fue variando entre las 36 y 25 pesetas. Una cantidad que sin duda era excesiva para el bolsillo del ciudadano de entonces pero no para el Estado. Así, a mero título de ejemplo, sólo en 1959 el Estado invirtió más de 300 millones de pesetas en la suscripción de acciones de Telefónica y se hicieron inversiones millonarias en conceptos como ‘conmemoración del CL Aniversario de los sitios de Gerona’ o ‘confección de listas electorales’, por no hablar del gasto que supuso la construcción del Valle de los Caídos.

En los momentos en que más cara estaba la vacuna, en 1955, el coste de una campaña masiva para vacunar a dos millones de niños menores de 10 años hubiese sido como máximo de 680 millones de pesetas.

Así, en los presupuestos del bienio 1958/59 se consigna un ingreso del Estado de más de 860 millones de pesetas sólo en concepto de ‘Loterías’ o 650 millones tan sólo en el concepto de ‘Sellos de correos y otros franqueos’. El total de ingresos del Estado se cifra en la cantidad 48.007.918.500 de pesetas. Tratar por tanto de justificar la falta de una vacunación general contra la poliomielitis por el elevado coste de la vacuna, cuya dosis valía entre 25 y 30 pesetas, es poner un precio muy barato a la vida humana.


- ¿No había conocimientos o medios técnicos para realizar una campaña masiva de vacunación? ¡¡¡¡MENTIRA!!!! La vacuna de la poliomielitis llegó a España en 1955, estando disponible desde entonces. Ya había demostrado sobradamente su eficacia y seguridad y se utilizaba de forma masiva en otros países. Sin embargo, no hubo en España, a pesar de disponerse de ella y ser gratuita, ninguna iniciativa por parte de las autoridades para hacerla llegar a la población, aún cuando la tasa anual de ataque de la poliomielitis paralítica superó los 2.000 casos durante el bienio 59-60. Es relevante el hecho de que desde principios del siglo XIX (1815, concretamente) ya existían en España campañas generales de vacunación contra la viruela, y que con antelación a las


fechas en que debió vacunarse (1955 a 1963) existía sobradamente en España infraestructura para afrontar campañas estatales de vacunación, pues se venía haciendo desde el siglo anterior, no sólo en personas, sino incluso en ganado. Así, ya se habían establecido anteriormente en España campañas generales y obligatorias de vacunación contra enfermedades como la viruela o la difteria, e incluso campañas estatales de vacunación contra enfermedades de animales como la tuberculosis bovina y la brucelosis caprina. Tampoco se puede alegar que existía desconocimiento por parte del Estado de la gravedad de la enfermedad de la poliomielitis o que no era evidente la necesidad de vacunación. La trascendencia de la enfermedad entonces era enorme, incluso a nivel social, existiendo una verdadera ‘psicosis’ al respecto. Prueba de ello es el elevado número de infecciones y sus temibles consecuencias. También constituye prueba de esa falta de desconocimiento el hecho de que España estuviese presente en todos los Simposios Internacionales sobre la Poliomielitis desde su creación, llegando incluso a albergar su Quinta edición en Madrid en el año1958. En resumen, España podía disponer y disponía de la vacuna, ésta era eficaz, y se contaba sobradamente con la infraestructura, personal, medios y conocimiento para efectuar una campaña masiva de vacunación.


- Entonces, ¿por qué no se vacuno en España contra la polio...?


En España no se vacunó contra la polio por criterios económicos, al considerar que dos mil casos anuales (desde 1958) no justificaban invertir en una campaña masiva. Por ese motivo las autoridades sanitarias y los medios de comunicación negaron continuamente la existencia de epidemia poliomielítica y no asumieron, pese a algunos artículos científicos, que el número real de casos era mucho mayor al que figuraba en las estadísticas.


En España no se vacunó contra la polio por motivos políticos, por divisiones internas del Régimen: en el año 1963, mientras en algunas provincias españolas las Jefaturas Provinciales de Sanidad vacunaban con vacuna Sabin (la del terrón de azúcar), en los ambulatorios del Seguro Obligatorio de Enfermedad se vacunaba con Salk (la del pinchazo).
En España no se vacunó contra la polio porque se enfrentaron dos grupos franquistas que aspiraban a hacerse con el control de la medicina preventiva, de la vacunación y de la autonomía para negociar con los laboratorios extranjeros la compra de vacunas: los falangistas del Seguro Obligatorio de Enfermedad y los militares de la Dirección General de Sanidad. Mientras que los primeros querían vacunar con Salk, los segundos querían hacerlo con Sabin. La abierta guerra entre ambos bandos paralizó la toma de una decisión contundente que iniciase la vacunación generalizada y gratuita con Salk a la espera de que se completasen los estudios para realizarla con Sabin (más efectiva para conseguir la erradicación).



http://lapolioexige.blogspot.com.es/2011/03/y-ahora-vamos-contar-mentiras.html?m=1

2 comentarios:

  1. Entiendo ese mal estqar porque de mi cabeza no se va, que igual digo lo que no debo pero, creo que hay prioridades, entiendeme, tu dolor a mi no me duele, y lo rentable no tiene cura

    ResponderEliminar
  2. Si hablamos en terminos de rentabilidad no deberia haber políticxs

    ResponderEliminar