viernes, 19 de noviembre de 2021

Una esquela, la prueba de que un conductor de Lugo usaba la tarjeta de aparcamiento de su suegro fallecido

 

 

  • El individuo utilizaba la certificación para aparcar en una plaza para personas con discapacidad

  • Una necrológica ha servido como prueba a la Policía Local para destapar su uso fraudulento

  • Los agentes recuerdan que el uso de este tipo de tarjetas es personal e intransferible

Una esquela ha servido para destapar la picaresca de un conductor de Lugo que utilizaba la tarjeta de su suegro fallecido para aparcar en una plaza reservada para personas con movilidad reducida.

Las investigaciones comenzaron después de que una patrulla de la Unidad de Policía de Barrio de la Policía Local de Lugo detectase, durante varios días, a dos turismos diferentes estacionados en una plaza de uso exclusivo para personas con discapacidad. Ambos vehículos, dice el cuerpo policial en una nota, presentaban una misma tarjeta. La certificación había sido expedida por un Concello de la provincia de Lugo.

Los agentes decidieron entonces ponerse en contacto con el Ayuntamiento en cuestión y las sospechas de que algo extraño sucedía se confirmaron cuando les indicaron que el titular de la tarjeta había fallecido. Por ese motivo, dicha certificación se había anulado. 

De ahí, los agentes dedujeron que la tarjeta estaba siendo utilizada “de forma fraudulenta”, ya que el uso de este tipo de certificaciones, recuerdan, es personal e intransferible.

Sanción de 200 euros y retirada del vehículo

Los policías denunciaron al conductor que hacía supuestamente un uso fraudulento de la tarjeta el pasado 13 de noviembre, tras detectar que un vehículo estaba apartado en una plaza reservada para personas con discapacidad con esa tarjeta. Además de tramitar una denuncia de 200 euros, ordenaron la retirada del vehículo con una grúa al depósito municipal.

Pocos minutos después, relata la nota policial, compareció en el lugar el que se identifica como conductor del vehículo, informándole de su retirada por el uso indebido de la tarjeta. El individuo manifestó que esa certificación era de su suegro y que se encontraba en un centro de salud próximo. Sin embargo, finalmente, “al informarle de las investigaciones practicadas, no tuvo más remedio que admitir el uso indebido”. La tarjeta fue intervenida.

Entre las pruebas que los agentes recabaron para destapar el uso fraudulento de la tarjeta se encuentra la esquela del propio difunto y titular de la certificación. En la necrológica figura, también, el nombre del conductor sancionado como uno de los familiares del finado. Era su yerno.  

 

https://www.niusdiario.es/espana/galicia/esquela-prueba-policia-local-lugo-conductor-usaba-tarjeta-aparcamiento-suegro-fallecido_18_3236370632.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario