viernes, 17 de junio de 2016

«Tener una vivienda adaptada no puede ser un lujo, es una necesidad»

«Hay gente que no sale de su casa porque no tienen algo básico como un ascensor»

a coruña / la voz, 28 de diciembre de 2015. Actualizado a las 12:18 h.

Hay muchas personas para las que su vivienda se convierte en una cárcel, un lugar del que no pueden salir por culpa de que las infraestructuras no están adaptadas a sus necesidades motrices. Y cambiar esta situación es, a menudo, demasiado costoso. A esto hay que sumarle que aunque puede que por ahora no lo necesite, el paso del tiempo no rejuvenece a nadie. Este es el punto de partida en el que se basaron los creadores de Outra Forma de Vivenda, un colectivo que pretende «crear un proyecto piloto de viviendas accesibles, sostenibles y comunitarias en A Coruña en forma de cooperativa», explica Olga Burque, una de las impulsoras de esta iniciativa.

-¿Cómo surgió la idea de poner en marcha esta iniciativa? 

-Un accidente, como el que le puede pasar a cualquier persona, le causó a mi madre una lesión medular y la correspondiente paraplejia. A partir de ahí nos cambió a toda la familia el planteamiento que teníamos del mundo. Tuvimos que ponernos a buscar un lugar donde pudiera vivir y fue algo muy complejo, porque no tenía una vivienda en propiedad y era dificilísimo encontrar un piso de alquiler que te permitiera realizar unos acondicionamientos mínimos para dotarlo de accesibilidad. Y a eso hay que sumarle el personal de apoyo. Al final, aparte de la complejidad, se ponía todo en unos precios desorbitados. Tener una vivienda adaptada no puede ser un lujo, es una necesidad. Al final tuvo que decidir ir a una residencia de mayores teniendo solo 61 años. Y no era exactamente lo que queríamos. A partir de ahí fue cuando nos empezamos a plantear que podía hacerse de otra manera, compartiendo recursos.

-¿Y por qué han optado por el formato de cooperativa? 

-Para evitar intermediarios y promotores, de modo que sean los propietarios los que tomen todas las decisiones y evitar así la especulación, y conseguir que cada vivienda se adapte a las necesidades de cada uno.

-¿Quienes están detrás de Outra Forma de Vivenda? 

-Estamos involucrados arquitectos, terapeutas ocupacionales, psicólogos, trabajadores sociales... Pero, sobre todo, lo que nos define es este interés común y esta conciencia de necesidad y de querer cambiar el modo en que se hacen las cosas. El grupo no para de crecer a través de las reuniones y presentaciones que hacemos mensualmente, donde se acercan personas que quieren ser los futuros residentes de este tipo de viviendas. La próxima tendrá lugar el 25 de enero en el Ágora.

-¿Cuál es el perfil del usuario que se acerca a ustedes? 

-Es verdad que esto de buenas a primeras puede sonar a que está dirigido exclusivamente a un tipo de colectivo en concreto, a gente con movilidad reducida. Pero la idea es que se forme un grupo de gente heterogéneo. Cualquiera puede vivir en una de estas casas. El concepto de accesibilidad debe plantearse para cualquier persona. Todos envejecemos. Al final una vivienda accesible es una necesidad para cualquiera. 

-¿No cubre la legislación actual esas medidas de accesibilidad? 

-Observa ciertas medidas, pero las viviendas antiguas no cumplen con esos criterios. Lo que queremos es buscar una accesibilidad universal que cumpla con las necesidades de cualquiera, sean estas cuales sean. Hay mucha gente que termina por no salir de casa por culpa de una incapacidad sobrevenida, por un accidente o por la propia edad. Se encuentran con que su vivienda no tiene algo tan básico como el ascensor y eso les termina privando de salir a la calle.

-¿Apuestan por levantar nuevas viviendas o reformar las antiguas? 

-No estamos cerrados a nada, tanto vivienda nueva como reforma de usada. Eso dependerá de muchos factores, entre ellos la posible colaboración del Ayuntamiento, si podremos disponer de un espacio, de un terreno o un edificio a rehabilitar. Dependerá de las oportunidades que vayamos encontrando y de las propias necesidades de las personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario