viernes, 2 de diciembre de 2016

¡Nada que celebrar!


Tal como dice Rafa Reoyo:

"Se acerca el 'maravilloso' día de la discapacidad y ya se empieza a notar en las redes y en los actos que se preparan en muchos municipios.
Si la discapacidad es causada por una discriminación social, celebrarlo es una patada en la boca. Es como si Hitler, en pleno genocidio, celebrase el día de los judíos.
3 de diciembre, no tenemos NADA QUE CELEBRAR!
Nuestro día, y el de todas/os, es el 10 de diciembre, día de los DERECHOS HUMANOS!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario