sábado, 30 de enero de 2016

Unos mil afectados por la polio exigen la prejubilación

 
LAS SECUELAS EN ARAGÓN DE UNA ENFERMEDAD ERRADICADA

Unos mil afectados por la polio exigen la prejubilación

Sufren el síndrome pospolio, que provoca fatiga y debilidad muscular décadas después. No cumplen los requisitos impuestos por el Estado para el retiro anticipado

 

 

La epidemia de poliomelitis en España entre los años 50 y 60 paralizó extremidades y otras zonas del cuerpo a más de 50.000 niños de toda España que no fueron vacunados contra la enfermedad. Ahora, muchos de ellos --alrededor de mil en Aragón-- padecen el denominado síndrome pospolio (SPP) y luchan para que la Seguridad Social cambie los requisitos impuestos para acceder a la jubilación anticipada por discapacidad, ya que excluyen a la gran mayoría de afectados por el síndrome.


En todo caso, los cálculos realizados en base al número de diagnósticos de polio registrados en la base de datos del Imserso del año 2000 establece que la población minusválida valorada en España exclusivamente por secuelas de polio superaba las 19.500 personas. Sin embargo, en otros 25.000 registros correspondientes a diversos tipos de deficiencia, también se consignaba el diagnóstico de polio aunque asociados a otros que podrían ser los principales determinantes de la minusvalía, con lo que la secuela afectaría en total a 42.651 personas, de los que entre 11.000 y 36.000 padecen después el SPP --entre el 25% y el 85% de los que sufrieron polio padecen luego el síndrome--. En proporción, en Aragón podría haber cerca de un millar de afectados. "La gran mayoría sufre el síndrome", asegura Leonardo Catalán, uno de los afectados.


España no comenzó a vacunar contra la polio hasta 1963, a pesar de que en el resto de países desarrollados ya se había tomado esta decisión en los 50. La dilación provocó que muchos niños sufrieran la enfermedad y sus secuelas, desde cojeras de mayor o menor grado hasta la silla de ruedas. Pero, 40 años después, el síndrome post polio regresa como la segunda fase de la patología.



EL SÍNDROME El SPP es un complejo sintomático que consiste en fatiga progresiva, debilidad muscular y dolor que aparece varias décadas después del episodio de polio paralítica. Asimismo, aunque con menor frecuencia, se describen la presencia de atrofia muscular, dificultad para respirar y tragar, trastornos del sueño o intolerancia al frío. Según un estudio de la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias y el Instituto de Salud Carlos III, los síntomas son variados e inespecíficos aunque pueden agruparse en dos grandes categorías: musculoesqueléticos y neurológicos y algunos, como la debilidad y la fatiga, aumentan con la actividad física.


La causa del síndrome no está clara, aunque se asocia con la degeneración gradual de unidades motoras que, "tras sobrevivir al episodio agudo de polio, han quedado operativas durante décadas bajo una sobrecarga física y funcional", indica el informe. Otras hipótesis advierten del efecto del envejecimiento y la pérdida de neuronas a partir de los 60 años sobre una motoneurona lesionada por el virus.


En el 2009, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero redactó un decreto con el que los afectados por el síndrome pospolio, entre otras discapacidades, podían prejubilarse. El problema es que las condiciones que establece el decreto en la práctica cierran la puerta a los últimos de la polio, como prueba que, hasta hace un año, solo 244 de ellos habían podido acogerse a esta medida.


Las condiciones requeridas son, a juicio de las asociaciones de afectados, poco realistas. Por ejemplo, se exige que los afectados por pospolio tengan reconocido al menos un 45% de discapacidad durante un mínimo de 15 años de cotización; normalmente, la confusión del pospolio con otras patologías similares ha hecho que los tribunales médicos y órganos de evaluación solo les hayan reconocido el 33%. Diego Márquez, tesorero de la Federación Española de Asociaciones de Polio y sus Efectos Tardíos (Feapet), denuncia que algunos médicos han dicho a afectados que no se reconoce el síndrome porque ya se sabía que tenían polio cuando empezaron a trabajar.


Como postura oficial, el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) se limita a decir que "las condiciones y requisitos de acceso a la jubilación anticipada por el síndrome pospolio son los mismos que para el resto de discapacidades", por lo que no debería haber conflicto. Pero lo hay y así lo indican los tribunales. Incapaces de trabajar, muchos afectados deciden reclamar un mayor porcentaje de incapacidad ante la Justicia. Según la Feapet, suelen ganar.


Debido a que se trata de un proceso largo y costoso, la vía de la pensión de invalidez es mucho más fácil y segura que la de la prejubilación.


http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/temadia/mil-afectados-polio-exigen-prejubilacion_942813.html

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario