jueves, 16 de junio de 2016

Grandes epidemias de la humanidad: la polio, el virus que provoca parálisis


En 1988 la Organización Mundial de la Salud inició un plan global para la erradicación de la poliomielitis, una enfemedad infecciosa que se ceba sobretodo en los niños, atacando el sistema nervioso central y llegando a provocar parálisis y atrofia muscular, incluso la muerte. La polio parece un recuerdo de otros tiempos en las sociedades desarrolladas pero la aparición de varios casos en Afganistán y Pakistán demuestra que no es una enfermedad erradicada, como es el caso de la viruela.

No se conoce bien su origen, ni el camino exacto que siguió en su propagación, en la epidemia que comenzó en los últimos años del siglo XIX y continuó en la primera mitad del siglo XX. Los principales afectados eran los niños y niñas habitantes de grandes ciudades industriales. Se propagaba a través del agua, por vía oral y atacaba especialmente en los meses de verano. Se cree que este virus ha estado presente durante mucho tiempo en contacto con las personas, pero en el siglo XX se perdió en parte esa inmunidad, al pasar de ser un virus endémico a actuar como un virus epidémico. Durante los brotes epidémicos se enviaba a los menores al campo y, a menudo, se dejaba en aislamiento a los enfermos

El dr. Jonas Salk creó la primera vacuna inyectable contra la polio en 1955 a partir de un virus sin vida. Unos años después fue sustituida por una nueva vacuna, desarrollada en 1957 por el dr. Albert Sabin. Una vacuna oral y realizada con un virus debilitado que se mostró más efectiva. La historia de las vacunas de la polio no está exenta de cierta polémica, como se explica en esta entrevista.

La polio es la protagonista del séptimo capítulo de la historia de las plagas que este curso estamos repasando con Adrián Llorente Aginagalde, médico e investigador del Museo Vasco de la Historia de la medicina y de las Ciencias de la UPV/EHU.

AUDIO: http://www.ivoox.com/11816533

No hay comentarios:

Publicar un comentario