viernes, 14 de abril de 2017

Segregación en Primavera


Segregación en Primavera.
Cuando llegan las fiestas de primavera en Sevilla y probablemente en otras ciudades, el frágil cumplimiento de los derechos de las personas con diversidad funcional (discapacidad), desaparece y vivimos una segregación y alejamiento del espacio público más fuerte que el resto del año. Durante estas fiestas la ciudad y en especial donde transcurren los ritos festivos se olvida de la accesibilidad universal, se olvida que las fiestas deben estar abiertas para que participen todas las personas que lo deseen. En semana Santa los recorridos en la zona del casco urbano, por donde transcurre la carrera oficial de las procesiones, se tapan los rebajes de acceso a la aceras. Los bares y restaurantes, en su mayoría convierten en almacén los servicios adaptados, hasta el punto de quedar clausurados. Los módulos que se instalan de servicios públicos accesibles no cumplen la normativa sobre accesibilidad. La sillas de la carrera oficial tienen tanta dificultades para acceder y permanecer en ellas con una silla de ruedas, que hay personas que se han visto obligadas a dejarlas y recluirse en sus casas, quienes nos mantenemos en ellas, en un ejercicio de resistencia, con frecuencia somos discriminadas y molestadas por las personas que tienen sus asientos próximos a los nuestros, con el argumento que el Consejo de Hermandades y Cofradías tiene un espacio reservado para personas con movilidad reducida y es allí (segregadas, apartadas), dónde debemos estar. La benéfica donación del Consejo de Hermandades de un espacio para “los que nos desplazamos de forma diferente”, es una actuación que origina la exclusión y no está sujeta a lo que promueve la Convención sobre los Derechos de la Personas con Discapacidad de la ONU de 2006, para que cumpliera esta norma de ámbito internacional; a lo largo de la carrera oficial se deberían reservar diferentes espacios para que las personas con movilidad reducida pudieran elegir el lugar que les viene mejor y abonar (alquilar) allí sus sillas.
Mientras todo esto ocurre, no hay responsable a los que dirigirse. Un día después de Semana Santa el mismo Concejal de Fiestas Mayores que asegurará en los medios de comunicación que la carrera oficial iba a cumplir este año los requisitos de accesibilidad universal, informará sobre el éxito comercial de la semana y los beneficios que han obtenido hoteles y hostelería, mientras las personas con diversidad funcional somos discriminadas y nuestros derechos de ciudadanías anulados. El siguiente capítulo se escribirá dos semanas más tarde durante la feria.
Gloria Lucena
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario