jueves, 6 de julio de 2017

YO NO SOY GRIS Y VOY EN SILLA DE RUEDAS



Nuestro amigo Javi Ursua se dirige a la DGT para recriminarle su actitud frente a los usuarios de silla de ruedas en sus campañas publicitarias.

"Les remitimos la presente tras últimas campañas publicitarias sobre seguridad vial, insistiendo nuevamente en la imagen de personas en silla de ruedas, en cuánto han perdido en la vida por no poder caminar, siempre en un ambiente triste para dar mayor pena a los espectadores.

Desconocemos en qué basan estas campañas y el efecto real que tendrá la imagen penosa de ciudadanos en silla de ruedas que transmiten, pero desde luego no nos parece que se deban transmitir esos valores cuando, salvo por las barreras que a diario imponen las administraciones, la silla de ruedas no debería suponer una condena para nadie. Por ello los usuarios de sillas de ruedas comienzan a estar cansados de que siempre se les ayude por dar pena, y reivindican el trato igualitario al que tienen derecho.

En nuestra opinión gran parte de los accidentes se producen por el lamentable estado de las carreteras, y mostrar a un ciudadano en silla de ruedas no soluciona eso si no un mantenimiento adecuado y eficaz.

También hay muchísimos por personas que deberían perder el carnet de conducir, o que incluso careciendo ya de éste siguen conduciendo, y eso tampoco lo soluciona la imagen de una silla de ruedas, si no una legislación más dura con los infractores con fuertes sanciones económicas o, incluso, la privación de libertad si con ello se salvan vidas como las que se han perdido en los últimos meses.

Lamentablemente la administración parece sólo acordarse de la silla de ruedas para dar lástima, para recordar a la población todo lo que se pierde cuando no se puede caminar, pero olvida que hace décadas tenemos legislación sobre accesibilidad que nadie cumple, empezando por las administraciones afectadas. Olvida que la verdadera condena no es la silla de ruedas, si no las continuas barreras que crean las administraciones sin importarles para nada la legislación, ya que no existe responsabilidad alguna para los funcionarios y/o autoridades que las construyen.

Por todo ello les pedimos que dejen de mostrar las sillas de ruedas para dar pena por todo lo que puedes perder si te ves en ella, ya que no es una situación real. La silla no impide la movilidad, si no los políticos, funcionarios y supuestos técnicos que incumplen la normativa de accesibilidad cada día, y campañas como la suya denigran a un colectivo que a fecha de hoy, en pleno siglo XXI, no pide favores, exige derechos.

Dado que las zonas adaptadas para personas con movilidad reducida también son competencia de su administración y se incumplen en muchos ámbitos, quizás se debería realizar una campaña de concienciación, dirigida a los responsables, sobre los parámetros a tener en cuenta sobre plazas para movilidad reducida, rebajes en itinerarios peatonales, colocación de la señalización de modo que no obstaculice el paso, y un largo etcétera que, lamentablemente, sí sufren cada día los usuarios de sillas de ruedas"

No hay comentarios:

Publicar un comentario