domingo, 28 de agosto de 2016

La historia de Evelyn Moore: la bebé que aprendió a andar en silla de ruedas tras parálisis


Evelyn Moore, o Eva para sus cercanos, es una de las niñas más pequeñas y rápidas de la pista. Con tan sólo 13 meses de vida, sufre de una parálisis que la mantiene en una silla de ruedas, la cual fue hecha por sus propios padres en colaboración con Casa del Árbol, una zona de juegos infantiles ubicada en el noreste de Edmonton, Canadá, que visitan a menudo.

Cuando la pequeña cumplió 4 meses fue diagnosticada con cáncer. Una enfermera notó mucho movimiento en las caderas de Eva, por lo que le avisó inmediatamente al doctor, reconociendo una protuberancia que estaba saliendo de su columna vertebral. Se trataba de un tumor neuroblastoma que se encontraba en la etapa 4. Debido a su avanzado crecimiento, no pudo ser extraído, por lo que la pequeña debió seguir un tratamiento de quimioterapia


Pero eso no es todo pues, posteriormente, la menor sufrió una parálisis permanente debajo de sus brazos, lo que le impedirá moverse de por vida. “Todo esto fue devastador para mí”, relató su madre, Kim Moore. “En la casa lloro todo lo que puedo, pero cuando vuelvo a la clínica soy la mamá más fuerte del mundo. Y es que quiero una vida normal para mi hija, que tenga su total independencia”.

Fue ahí cuando investigando encontró en una página web llamada “Aprende a hacer su propia Silla de Ruedas”. Compró todos los elementos que necesitaba y estuvo toda una noche haciéndola. El proceso de acostumbramiento para Eva fue un poco complicado al principio, sin embargo, la pequeña aprendió y ahora nadie puede pararla


Normalmente, a los niños de su edad les encanta jugar y descubrir poco a poco cómo caminar, pero en vez de hacer eso Evelyn sólo paraba y miraba con atención. Y es que mientras otros pequeños aprendían a gataer, ella lentamente descubrió cómo andar en su silla de ruedas. “Comenzó por deslizarse hacia atrás y luego hacia adelante, después aprendió a dar las vueltas”, comentó la mamá al medio canadiense CBC News.

El doctor Bev Wilson, su oncólogo, quedó sorprendido al ver a una niña tan pequeña en una silla de ruedas. “Ella luce como un adulto o como un niño más grande en esa silla de ruedas. Lo mejor es que esto le ha permitido explorar el mundo, lo que un niño con su condición jamás podría hacer”, dijo el médico. Además, aplaudió la iniciativa de su familia y afirmó que es una muy buena idea e inspiración para otros padres, cuyos hijos sufren de algo parecido.

Cabe señalar, que ambos padres de Eva dicen estar bastante orgullosos de su hija, porque ella ha sabido adaptarse a su situación, algo que ellos jamás se esperaron. “Quiero que ella crezca sabiendo que puede hacer lo que quiera, nada podrá detenerla”, finalizó su padre, Brandon Moore.







No hay comentarios:

Publicar un comentario